jueves, 30 de noviembre de 2017

Formación reactiva (inversa)

Es un procedimiento que consiste en enfocar un problema mediante pequeños pasos sucesivos, y así se avanza gradualmente hacia la meta deseada. 

Un ejemplo de ello sería mejorar nuestra manera de bailar, o cualquier habilidad, dando pasos explícitos, deli­neados, siendo reforzado para progresar, avanzando en cada etapa a un nivel más alto de la habilidad. La formación inversa se ilustra comenzando con el producto final (por ejemplo, un niño retrasado mental que se pone su camisa) y completarlo; comenzar en el si­guiente ensayo un poco más atrás en la serie de pasos, hasta que finalmente se llega al punto de partida. Con cada comienzo sucesi­vo, en cualquier etapa de la tarea, ésta se termina. De esta manera, al ponerse la camisa, los brazos se meten en las mangas, y todo lo demás, excepto la última etapa (abotonar la camisa), está preparada para el niño, luego él completa la tarea con un pequeño esfuerzo y se le refuerza generosamente. Luego, se le vuelve a poner la camisa, pero no hasta donde se le ayudó, sino una etapa menos. . . y así sucesivamente