miércoles, 4 de enero de 2012

DIAGNÓSTICO DE LOS DESÓRDENES DE CONDUCTA

La característica esencial de los trastornos de conducta en los niños es que son conductas desviadas, con respecto a las normas sociales que privan en determinada cultura y que son incomprensibles en el sentido de que persisten en el tiempo, pese a las consecuencias negativas que vive el niño en la relación tanto con sus compañeros como con los adultos.

El enfoque conductista considera que conducta desadaptada es aprendida, de modo que investiga la historia del aprendizaje de la conducta desadaptada en su contexto de interacción.

La terapia del comportamiento se interesa fundamentalmente en determinar las relaciones funcionales entre los acontecimientos del ambiente y/o los estímulos y las respuestas del organismo.  Las conductas desadaptadas, no se consideran cualitativamente diferentes de aquellas que se denominan de manera arbitraria conducta normal.

En la evaluación conductista  se evalúan los excesos, déficits y habilidades conductuales mediante preguntas tales como: ¿Qué está haciendo el niño en forma explícita o encubierta, que lo lleva al conflicto con su ambiente? ¿Cuáles son las variables que potencialmente controlan estas conductas?  Se pone especial interés en la información empírica directa y altamente individualizada.

Una manera conveniente de organizar la información obtenida en la evaluación de una conducta desadaptada y que facilita la discriminación de métodos específicos de tratamiento, se describe a continuación,  según Goldried y Sprafkln (1976):


1. Estimulación.  Estudiar la estimulación externa o interna del ambiente que pudiera influir de alguna manera en el comportamiento del niño.
2. Organismo.  Evaluar el estado biológico del niño, incluso las variables genéticas, neurológicas, bioquímicas y mecánicas que afectan la forma de la conducta.
3. Respuesta.  Medición de la conducta motora, la conducta verbal cognoscitiva y la conducta emocional fisiológica.
4. Contingencia.  Relación entre la conducta y sus consecuencias, incluso la frecuencia y el tiempo de los resultados de la respuesta.
5. Consecuencia.  Se refiere a las consecuencias de la conducta, incluso los diversos sucesos agradables y desagradables.

Tomado de Felicitas Kort Rosemberg, Psicoterapia Conductual Y Cognitiva


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna pregunta?